columnas

Emilia Díaz

Madre, actriz, psicóloga social, comunicadora, de enrulado pelo y alma. Su madre viola aburrida y a los 6 años metiola en ballet, piano, teatro, karate y canto lírico. Su formación: tan ecléctica como su infancia y pubertad. Ama los espíritus libres y estar entre mujeres.

JAQUE A LA REINA

No sé si murió o la fuimos matando, hay quienes dicen que la guillotinaron, pero lo cierto es que no habrá Reina del Carnaval en Montevideo este 2018. Tampoco en el departamento de Paysandú ni en el de Río Negro.

Hace tiempo que la monarquía pasó de moda, aunque se vendan mucho las revistas del corazón con historias de príncipes, princesas y reinos heredados. La verdad es que aquí en el Río de la Plata desde el Virreinato que no se vive una polémica tan fuerte sobre si sigue en pie un poder Real. Lo cierto es que el reinado de la elegida como representante máxima del Carnaval no existirá con ese nombre, se llamará: Figura del Carnaval.

Yo no sé si las personas que trabajan en esto no se comunican entre si… pero el nombre Figura (Máxima) del Carnaval, que es uno de los premios más importantes que otorga el jurado del Concurso de Agrupaciones de Carnaval: ya existe!!. Es más: existe uno por categoría (yo me gané en el 2002 el de Figura de Murga). Entonces tendremos seguro 2 FIGURAS del Carnaval 2018. Una será Figura Máxima del Carnaval (la del Concurso de Daecpu), y otra será Figura (nueva) del Carnaval (la de la polémica). Mamarracho al cubo. O le ponen un nombre distinto, o me hacen desaparecer el certamen por favor!

Ahora saltan muchos defendiendo el papel de Reina, pero la verdad es que hace años que tiene poca prensa, poco presupuesto, y poca razón de ser. Es verdad que en la vida pública hay muchas cosas que tienen esas tres características, sin embargo siguen siendo sostenidas por la costumbre y la tradición, ya que en sí mismas representan algo. Ese algo que representaba ayer hoy parece haber perdido poder de atracción del público o atención mediática, razones habrá muchas, pero una de ellas - me animo a decir es que el concurso de la más linda pasó estar en Instagram, y en la realidad tenemos el esqueleto del palacio donde vivía la reina, llamado concurso… que tiene un feudo más pequeño que la uña de un capincho. Así que para mí la discusión de si reina si o si reina no, se termina ahí. No hay reinado. Ok, te la banco. Esperen un poco.

El carnaval, o los carnavales, son fiestas dionisiacas. Eso implica dar vuelta el mundo al que estamos acostumbrados, ver por una rato todo patas para arriba. ¨Abandonar la carne¨! uno de los significados etimológicos de la palabra carnaval. En Montevideo colonial la esclava se vestía con las ropas de su ama y al revés. Se hacían asaltos de casas (no con armas) con guerras de agua interminables. Todo el mundo sabía y entendía que era una fiesta, y participaba el que quería, sin credenciales, sin acreditación, sin antecedentes, sin parámetros, sin rubros y sin jurado. Al principio, claro, porque después vino el jurado, el reglamento, los dueños de los tablados, de las agrupaciones… y la mar en coche burocrática, que tornaron los carnavales cada vez menos democráticos, menos accesibles, más aburridos, más caros y más lejos de una fiesta. En este marco de algarabía… ¿qué lugar ocupa un concurso de Reina? ¿Cuándo se empezó a hacer? ¿Quiénes lo promovieron? ¿Fue cambiando con las modas y los distintos gobiernos? Ma che cazzo (dijera una amiga taliana) tiene que ver un concurso de Reina? Y si existe una Reina o Rey del Carnaval, no debería ser el/la más incorrecto/a? El/la más bardero/a? El/la más desenfadado, desenfrenado, kilombero? Ahí si seguro se llena el certamen de gente xa ver el escándalo de un ser que será el representante de una fiesta que invita al descontrol! No al ajuste de rubros establecidos en una oficina por especialistas, ni parámetros de belleza que consumimos todos y todos, sin excepción, en algún momento deseamos; ya no por culpa de un concurso de reina vetusto, sino por la proliferación en los medios de esos estereotipos. Refloten Miss Punta del Este! El problema no es cómo se llama! El problema es Reina, Rey o Figura de qué cosa es? Hace décadas que el Carnaval viene perdiendo su esencia, que pierda un reinado no le hace más daño.

Yo entiendo que hay que organizar un poco el bolonqui, y por eso se reglamentó tanto. Pero si de exclusión se trata: salgamos a pedir un Carnaval más inclusivo y democrático de verdad. No se logra cambiando el nombre a un certamen. Hoy no puede actuar/desfilar/concursar quien quiera sobre los escenarios! Hay que pedirle permiso a Daecpu y a la Intendencia. De espontáneo nada, no? No hablemos de la exclusión de los feos ni de los lindos, hablemos de la exclusión de decenas de grupos artísiticos que no pueden actuar hoy en carnaval, ni desfilar, ni concursar: Promesas o Murga Joven por ejemplo.

Hay que inscribirse en un plazo, pasar una prueba de admisión (donde un jurado evalúa la ¨calidad¨). Y yo no veo ningún periodista pataleando en contra de esto. Es más, los veo opinar sobre el carnaval por fuera del carnaval y por dentro de la barrita que siempre salta cuando hay decisiones políticas que llevan la palabra ¨género¨, nunca pisaron un tablado y no sé si respetan el arte popular que allí se desarrolla y sostienen un montón de familias uruguayas.

El debate es Reina o no Reina? El debate al que debería sumarse la prensa, o el periodismo independiente, debería ser: ¿éste Carnaval u otro Carnaval?