MUJER MUJER - DETRÁS DE UNA GRAN MUJER. ESTÁ ELLA MISMA

Menu

columnas

Carla Rivas

Productora Periodística, Canal 10. Autodeclarada: aficionada a las letras!

En la piel del otro

¿Nunca te ha pasado que te pregunten algo realmente incómodo y te has quedado sin respuesta, sin poder exteriorizar una sola palabra, muda, pero con la sangre hirviendo...?

¿Estás mas gorda? ¿Más flaca? ¿Estás enferma? ¿Te separaste? ¿Y los hijos, para cuando? o “Qué lástima”, “Serías una excelente mamá”?¿ y vos, a quien votaste?

Son fracciones de segundos en los que pienso, porqué la gente es tan indiscreta, en las que hago memoria y me cuestiono a mi misma intentando creer que no he actuado así en alguna ocasión.
Cuando gente que no conozco, o que hace tiempo que no veo, me preguntan cuáles son mis planes de vida , pareciera que en realidad me están cuestionando qué tipo de persona soy y lógicamente me cuesta mantener la calma, trato de respirar hondo varias veces, repaso mis respuestas habituales en un tono mesurado y generalmente contesto con tranquilidad.

¿Seré yo? o nunca estamos preparados para enfrentar todas esas actitudes invasivas a las que nos enfrentamos día a día .

Me consuela saber que a muchas mujeres les sucede y que obviamente no es lo mismo para nosotras que para ellos, los hombres ante cualquiera de estos cuestionamientos seguro responden con un "que te importa" y lo resuelven todo mas rápido .

Ponerse en la piel del otro parece una misión imposible en estos tiempos, tanto cuesta entender que unos kilos más pueden ser producto de que no puedo controlar mi ansiedad y que se me dificulta mirarme al espejo; que estar mas delgada quizas tenga que ver con que estoy padeciendo alguna dolencia, o atravesando una crisis nerviosa; que tal vez sí, estoy demacrada y enferma, y no quiero que se me note y el qué me lo recuerden me jode en las entrañas...que puedo tener las ganas, pero no la capacidad de ser madre, o que sencillamente he decidido no experimentar la maternidad, que si puse mi voto por tal o cual es porqué tengo la firme convicción de creer en esa elección....

Si nadie nos pidió opinión, porque darla? si el cuerpo no es tuyo, porqué entrometerse?

Vamos muy rápido y muy en la nuestra, por eso creo que no nos tomamos esa fracción de segundo para entender que el otro está ahí , que siente, padece y experimenta el dolor de tener que darnos una respuesta...