MUJER MUJER - DETRÁS DE UNA GRAN MUJER. ESTÁ ELLA MISMA

Menu

columnas

Carla Rivas

Productora Periodística, Canal 10. Autodeclarada: aficionada a las letras!

"Con las mismas ganas"

¡Qué vivan los sueños !…aquellos que tarde o temprano terminan realizados
por más insensatos que parezcan.

Corren las semanas de julio de 2018, deberían ser lluviosas y melancólicas, sin embargo en este pequeño país en el sur del mundo, todo huele distinto, parece diciembre por el ambiente festivo y esas ganas desenfrenadas que no saben de géneros, ni de edades, son tiempos en que se rompen todas las brechas existentes y estamos unidos mas allá de todo.

El sábado amaneció distinto, organizamos todo temprano para poder estar tranquilos, miramos el partido con mis padres, mis hermanos y mis sobrinos, todos teníamos esos nervios en el estomago que no paraban , y los niños inventaron tácticas para que la suerte estuviera de nuestro lado, cruzábamos los dedos cada vez que la pelota estaba en el campo contrario y bueno; según ellos nos dio resultado y festejamos cada gol con abrazos y saltos y salimos a la calle cuando terminó, a celebrar con otros que como nosotros no tenían problemas en apretarse con desconocidos y gritar por la hazaña celeste.

Rusia esta muy distante, pero allí, en aquel campo de juego tan lejano a casa, lo importante era lo que se sentía, y aquellos que jugaban por todos nosotros llevaban nuestra esperanza y también nuestra fuerza, vivieron el partido con la intensidad con que lo hicimos en cada una de nuestras casas, y por momentos todos nos metimos en la cancha y sentimos la pasión y el juego, algunos gritando, otros insultando y exclamando, levantando los brazos y cerrando los puños.

Somos pocos, pero parecemos muchos y logramos poner nervioso a cualquiera y hasta pareciera que nadie puede con nosotros y que gracias a esta comunión nuestro equipo crece, y este país se torna la más grande hoguera donde se consumen las ilusiones de todos sus habitantes.

Impacta verlos acobardar al rival y deslumbran los gritos de gol, son los mismos que se escuchan en las canchas donde los niños uruguayos viven esa fiesta cada fin de semana.

Y ya no importa lo que pase, sea cual sea el resultado valieron la pena estos tiempos de comunión

de sentir que mas allá del invierno y la incertidumbre diaria , estos días de junio y julio vivimos el juego con las mismas ganas con que se debe vivir la vida .

Imagino que palabras podría haber escrito Eduardo Galeano y no puedo creer que no este en este plano para poner su "cerrado por fútbol" y seguir creyendo como nadie que,

el fútbol expresa “emociones colectivas”, esas que generan “fiesta compartida o compartido naufragio, y existen sin dar explicaciones ni pedir disculpas”.