columnas

Alejandra Ventos

Médica especialista en cirugía plástica. Se ha desempeñado como cirujana en diferentes hospitales, sanatorios y clínicas de nuestro país desde hace más de 15 años. Ha participado de diversos congresos y conferencias nacionales e internacionales sobre su especialidad.

Implantes mamarios

¿Pensando en "hacerte las lolas"? La Dra. Alejandra Ventos cuenta detalles de esta operación.

Las mamas en la mujer están directamente relacionadas con su femeneidad, con la importancia que esto implica otorgándonos  mayor sensualidad.

La paciente que se somete al aumento de su volumen  mamario reafirma su atractivo, como mujer y se  relaciona directamente con una mayor autoestima, se vuelve más segura, con más confianza en sí misma, elevando su sensación de bienestar.

Para muchas es un sueño cumplido. Tras años de luchar con corpiños armados, push-ups y estrategias varias, con una cirugía es posible conseguir el escote deseado y perfecto.

En la consulta se le explica a la paciente, qué son los implantes, cuáles son las marcas comerciales  disponibles, en qué consiste la cirugía, las exigencias en el postoperatorio, y cuándo puede reintegrarse a su actividad normal.

Los implantes mamarios están rellenos de  un gel de silicona con una membrana elastómero de silicona, los cuales son biológicamente inertes.

Este gel  de silicona posee la característica que es coercible, es decir si el implante sufriera alguna rotura esté gel nos da la seguridad de que no se esparce, lo cual no implica riesgos para la paciente.

La superficie de los implantes puede ser lisa o texturizada (rugosa). Tanto las prótesis rugosas  cómo las lisas son de muy buena calidad, son casi lo mismo. Es comparable a un vidrio liso o uno esmerilado, donde el vidrio es el mismo pero este último posee un tratamiento en su superficie que lo hace áspero o rugoso. Las prótesis lisas siempre se deben colocar detrás del músculo pectoral; mientras que las prótesis texturizadas (rugosas) pueden colocarse tanto detrás del músculo pectoral como delante del mismo (en este caso, delante del músculo pectoral y detrás de la glándula).

En general  a la paciente se le da una idea del volumen aconsejable para su físico y proporciones, pero se la invita a que concurra al laboratorio donde se comercializan las prótesis para que ella misma se "pruebe" diferentes volúmenes. Así podrá elegir a su gusto y comprometiéndose en forma personal sobre su decisión de cual seré  el volumen a aplicar.

La operación es un procedimiento que se realiza en un block quirúrgico, con anestesia local más sedación. Las cicatrices quedan en el surco submamario, o en la areola, y luego del procedimiento se le aconseja un reposo en casa de aproximadamente 5 días.

Se utiliza un vendaje compresivo por 15 días, y se puede reintegrar a la actividad física al mes.

En términos generales es una cirugía que deja a la paciente muy conforme, con muchos beneficios. Es  muy tolerable en términos de dolor, y permite un resultado estético que deja satisfecho tanto al paciente como al cirujano.