columnas

Un día con el Papa Francesco

Soy italo-brasilera y viví muchos años en Uruguay, tierra donde nacieron mis dos hijos. Actualmente vivo en Roma y como corresponsal de Locas por el Mundo me pidieron que comparta con ustedes una experiencia, emocionante e inolvidable que me tocó vivir: conocer al Papa Francesco en persona, en una audiencia dentro del Vaticano.

Estar  frente a frente con el Papa Francisco, en presencia de una persona tan sensible y humana, fue una sensación inexplicable. Jamás había estado con alguien con esa energía tan fascinante.

El Papa Francesco tiene una notable visión del mundo. Tal vez eso se deba a la suma de vivencias que tuvo en parroquias sudmericanas y por su participación activa en difundir el Evangelio en todos los lugares del mundo, siempre muy comprometido con los pueblos, mediando entre las regiones en conflicto y luchando por los pobres y marginados de la sociedad.

Su comunicación es muy fluída y frecuente, inclusive en las redes sociales. Incluso el Vaticano tiene una radio que transmite todos los días noticias del mundo en diversos idiomas.

La audiencia con el Papa estaba marcada para las 10 horas de la mañana. Entramos con las autorizaciones correspondientes a causa de las estrechas medidas de seguridad porque como ustedes saben, el Vaticano es un Estado independiente dentro de Italia, tiene leyes propias y fiscales. Un lugar magnífico, con un clima muy especial, muy silencioso y con mucha paz. Este clima es favorecido por sus espacios con mucho verde, fuentes maravillosas, estatuas majestuosas y su arquitectura  antigua, del paso de diferentes épocas y periodos del desarrollo del cristianismo.


La charla con el Papa fue calida y serena, y siempre que él se encuentra con argentinos, uruguayos o gauchos, pide un mate para compartir. Es de una sencillez notable, un ser humano increíble con un amor y respeto por el prójimo incomparable. Él representa un líder  mundial en cuestiones vinculadas a la paz, al combate del hambre en el mundo así como a las injusticias sociales. Así que les puedo decir que toqué el paraíso.

Para aquellos que quieran conocer un poco más de este mundo fascinante, en noviembre los voy a estar esperando ya que estará llegando a Roma el primer grupo de peregrinos desde Uruguay, para recorrer  Roma, Assis y Terra Santa con profesionales especializados del Latin Patriarchate de Roma, especialistas en turismo religioso y peregrinaje. Lo más interesante es que vendrán acompañados desde Montevideo con el padre Leonardo de las Obras Misionales Pontificias del Uruguay. Aún están a tiempo para anotarse y sumarse al grupo, no duden en consultar. Están invitadas a acompañarnos en esta experiencia de fe.

BUON VIAGGIO,

Rosina Zimbaro