MUJER MUJER - DETRÁS DE UNA GRAN MUJER. ESTÁ ELLA MISMA

Menu

columnas

Laura desde China

Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Desde el 2013 vive en Beijing, donde trabaja como periodista en Radio Internacional de China. Desde allá, se dedica a difundir la cultura china como forma de agradecimiento a ese país que tan bien la ha recibido. 

El día de los muertos en China

Mientras en occidente se acerca el 2 de noviembre y con él, el día de los Muertos, aquí, al otro lado del mundo, las celebraciones son muy distintas. Con motivo de esta fecha, hoy les voy a contar sobre los rituales fúnebres en China.

Sepultar los muertos siempre ha sido una cuestión seria en la sociedad china, cargada de rituales y ceremonias porque se cree que los arreglos fúnebres inapropiados traen mala suerte para la familia del fallecido.

El velatorio

Cuando alguien muere en la familia, todas las estatuas de deidades en la casa son cubiertas con un papel rojo y se quitan los espejos del lugar. Se cree que si uno ve el reflejo del ataúd en un espejo, en un corto tiempo habrá otra muerte.

El ataúd se coloca dentro de la casa si la persona murió dentro de la casa pero si murió fuera de la casa, se lo ubica en el jardín. La cabeza del ataúd, por un tema de feng-shui, se pone enfrentando la parte interior de la casa. Se lo posiciona a unos 30cms del suelo sobre dos soportes. Las coronas, regalos y el retrato con la fotografía del fallecido, se colocan a la cabeza del ataúd.  

El ataúd no se cierra durante el velatorio. Se pone comida frente al mismo como una ofrenda al fallecido. El peine del fallecido, se parte en dos, una mitad se coloca en el ataúd y la otra se la queda la familia.

Durante el velatorio, la familia no usa joyas o vestidos rojos porque el rojo es el color de la alegría. Tradicionalmente, los niños y nietos del muerto no se cortaban el pelo durante 49 días desde la fecha del deceso, pero ahora esta costumbre solo es seguida por las personas mayores.

Se coloca un altar al pie del ataúd para quemar incienso y se prende una vela blanca. Se quema papel joss (un papel especial usado en estos rituales) y “dinero de oración” para proveer al fallecido de ingresos suficientes en su vida de ultratumba. En China es muy común encontrar, en las tiendas fúnebres, muchos objetos de papel para que los familiares puedan comprarlos para sus seres queridos. Se cree que al quemar estos objetos, éstos pasan para el más allá y el familiar podrá usarlos en esa otra dimensión. Hoy en día, se venden los objetos más modernos de papel como celulares, autos deportivos o pantallas planas.

La duración del velatorio depende de los recursos financieros de la familia, pero se necesita al menos un día para permitir que la gente ofrezca sus oraciones y rezos.

Mientras el ataúd está en la casa, un monje canta por la noche versos de las escrituras budistas o taoístas. Se cree que el alma del muerto tiene que enfrentar muchos obstáculos y torturas por los pecados que cometió en vida, antes que le sea permitido tomar su lugar en la vida después de la muerte.

Procesión fúnebre

Cuando los rezos y la ceremonia de plegarias se acaban, el ataúd se sella con clavos. Esto significa la separación entre los muertos y los vivos. En este momento, todos los presentes se dan vuelta porque presenciar el sello del ataúd se considera de muy mala suerte.

No se lleva el ataúd directamente al cementerio sino que primero se lo coloca al lado del camino, afuera de la casa, donde más gente ofrece sus oraciones y papeles. Luego se coloca el ataúd en una carroza fúnebre que se mueve muy despacio.

El entierro

Los cementerios chinos están generalmente en la ladera de los montes por un tema de feng-shui. Cuanto más alta está la tumba, mejor.

Cuando la procesión llega al cementerio, todos los presentes se dan vuelta cuando se saca el ataúd de la carroza, y también se dan la vuelta cuando se coloca en la tumba.

 Los familiares arrojan un puñado de tierra antes de que el ataúd sea completamente cubierto. Después del funeral, toda la ropa que usaron los que presenciaron el duelo es incinerada para prevenir la mala fortuna asociada con la muerte.

Después del entierro, el sepulturero también ofrece plegarias al fallecido y el hijo mayor saca un puñado de tierra de la tumba que será puesta en el quemador de incienso. La familia en la casa seguirá orando por el fallecido usando una tabla de los ancestros en las que se tallan los nombres del difunto.

El luto

Aunque los rituales funerarios se acabaron, el período de luto para la familia continúa por 100 días. Un pedazo de tela de color se lleva en la manga de cada miembro de la familia durante 100 días. Este es negro para los hijos del fallecido, azul para los nietos y verde para los biznietos. Las familias más conservadoras llevarán estos pedazos de tela hasta por 3 años.

No se mantiene luto si un niño muere, y el marido no está obligado a guardar luto en caso de que su esposa fallezca.

¿Qué les parece?