MUJER MUJER - DETRÁS DE UNA GRAN MUJER. ESTÁ ELLA MISMA

Menu

columnas

¿Puedo embellecer mis genitales?

Hace unos años, a nadie se le hubiera ocurrido ni remotamente cambiar el formato, aspecto o color de sus partes íntimas. Pero desde hace un tiempo, la moda impone. Y cuando digo impone, no solo me refiero a la ropa, los zapatos o el pelo. ¡Ojalá fuese así!

Desde hace unos años, la moda impone sobre nuestro cuerpo.

Parece mentira pero la señora moda ha dicho que para ser aceptadas por el medio en el que vivimos, debemos ser flacas, no debemos tener arrugas, ni tampoco rollitos, esos rollitos que afortunadamente nos vinieron con los embarazos de nuestros queridos retoños y que significa que tuvimos y tenemos la suerte de estar vivas.

Pero no todo se quedó allí. La moda ahora nos dice que miremos las revistas y observemos esas modelos a las que no les molesta mostrar sus partes más íntimas. Inclusive las películas que “intentan” estimular la libido, muestran a esas chicas voluptuosas con genitales cuasi plastificados. Todo esto, muchas veces hace que las mujeres crean que “lo suyo” no está bien, que la naturaleza no les fue generosa y las estigmatizó con sus partes íntimas “falladas”.

Las chicas más jóvenes llegan a pensar que no les van a gustar a sus parejas tan sólo por no tener los genitales de las revistas, y el sólo hecho de tener la vulva asimétrica (normal), con algún sector un poco más largo (normal) o más oscura difusamente (normal) las hace consultar “para tratar de resolver su tema”.

Ni hablemos de las que tuvieron la fortuna de pasar por un parto. A ellas, la forma de la vulva les va a cambiar, obvio. A veces un poco más, a veces menos, pero seguro que algo va a cambiar, pero TODO eso es normal.

Ninguna cirugía va a restablecer nuestra sexualidad cambiando la forma, y ¡no existe el punto G! Sí, no existe, es una prolongación de la base del clítoris y por eso tiene sensibilidad. Y si algo no existe, difícilmente lo podemos aumentar, ¿no?

La sexualidad no va a cambiar con una cirugía. ¿Por qué? Porque nuestra sexualidad pasa por otro lado. Pasa por el respeto y el amor. Pasa por aceptarnos tal como somos.

Tampoco podemos permitir que juzguen nuestras formas, ¡porque somos así!

Y recuerden, somos hermosas, porque de eso se trata. De querernos profundamente, tal como somos.