MUJER MUJER - DETRÁS DE UNA GRAN MUJER. ESTÁ ELLA MISMA

Menu

columnas

Belén Marenales

Wannabe comunicadora. No sé hacer nada pero se ve que algo tengo que la gente me sigue en las redes sociales. Tengo algún programa que otro. Soy mujer y soy hombre al mismo tiempo.

Mi sexualidad y mi consejo: ¡liberate!

Hoy estoy acá para hablar sobre la sexualidad.

Sí, sé que vos o alguien que tenés al lado, seguro necesita de tu apoyo, de tu oído o simplemente necesita que estés ahí. O básicamente, tu cabeza va a mil por ahora y estás con mucha ansiedad porque no sabés qué te está pasando. No importa la edad ni tampoco el sexo. Esto va para todos. Y hola, acá tenés a alguien si necesitás hablar.

Yo siempre lo digo, desde que nací fui gay. Pero, como todas las cosas, demoré un poco en decirlo. ¿Sí lo sabía? Con mi mamá había hablado poco y nada sobre el tema cuando tenía 14 años pero en fin, era algo que "Yo no sabía". Tuve cosas no importantes pero sí tuve un novio que era básicamente mi mejor amigo. Él fue el que más me ayudó, al principio inconsciente y después conscientemente. Con mi amigo no pasaba más nada que un beso y charlas. Era hermoso todo eso. Pero obviamente estaba haciendo perder el tiempo a alguien que tenía muchas ganas de todo y yo no podía darle nada. Ahí fue cuando decidí que tenía que hacerlo. Liberarme.  

Pasó un tiempo y cuando lo conté, ya lo sabían. 

Desde chiquita me gustan las mujeres. Siempre me gustaba una profesora y si no era la profesora, me gustaba una auxiliar u otra mujer. Sin hablar de los famosos, la clásica de cuando sos chiquito. Esas cosas las digo hoy porque ya sé lo que me gusta y lo que no pero, de todas formas, siempre fue algo normal para mí.

HAY ALGO MUY IMPORTANTE. No se guíen por el "no usaba vestido cuando era chica", "no jugaba con muñecas" u otras cosas de género. Tu sexualidad no tiene nada que ver con cómo te vestís, cómo jugás, con quién o qué hacías; eso es algo que por suerte está cambiando. No significa nada si una nena quiere una pelota o un varón una Barbie o vestirse de princesa. A esto hay que decir: ¡basta! Vos, futura mamá o papá, futura tía, hermana, amiga, lo que sea, terminemos con esos estereotipos.

No tengan miedo. Sean la mejor versión de ustedes mismos. Ahí encontrarán la paz.

Algo que me pasa mucho últimamente es que la gente me diga: "Antes eras más linda, cuando tenías el pelo largo". Y yo respondo: "¿Cuando era superficial y no era yo? – Si no? La gente superficial. ¡Qué horror tener que fijarse en esas cosas! ¿Saben qué pasa? Uno sigue siendo quien es. Yo soy yo en mi mejor momento, en mi plenitud. Esta que ven soy yo en mi mejor versión en casi 27 años. Donde no tengo nada que esconder, donde me conocí, donde me encontré y por eso cambié. Porque pude encontrar la paz. Eso que a muchos les cuesta". Esa es mi respuesta. Estoy en paz conmigo misma. Con mis inseguridades y mis problemas. Pero en paz. 

Tampoco tengan miedo al qué dirán. ¿Saben por qué? Porque no hay que pensar en los demás. Y si es un cliché, ya lo sé. Pero en serio. Ese es el problema principal. Porque si piensan en terceros, llámenle sociedad, papá, mamá, hermanos, lo que sea, uno no se va a sentir bien consigo misma. Si yo me preocupara con lo que dicen o leo las opiniones o comentarios de alguna foto que sube cada tanto algún portal de chusmerío, no podría estar acá y sí, estoy, no me afecta, no me define, no me preocupa, no es verdad. No se olviden que hay gente que vive con mucho dolor e insulta a una lata de palmitos. En fin, a la larga, vas a tener que decir algo. No vas a poder vivir toda tu vida así. Por eso escribo esto. HACELO. Nadie se va a burlar y a nadie lo va a molestar.

No se lleven por comentarios. Y si tenés miedo de tu familia, es tu familia, ¿no? Seguramente si ellos tienen algún tipo de reacción negativa es por MIEDO. Ellos tienen miedo de que te pase algo. Porque en su época, no era tan común y tan sano decir lo que se siente.

También puede pasar que piensen que sea una etapa, una fase o que te estás vengando de ellos por algo que hicieron. Pero pase lo que pase, liberate. Sentí. No te quedes atrapado en ese miedo. No se olviden. Esto es para todos. No importa la edad que tengas. No hay edad para liberarse. 

Me llegan muchos mensajes sobre el tema. Lo bueno de hoy en día es que cuando sentís que nadie te entiende, podés ir a internet y tener apoyo.

Me escriben sobre qué se siente estar con una persona del mismo sexo o que quieren experimentarlo pero no están seguros. Por eso escribí esto, para ayudar. Porque si alguien todavía no te dio el empujón, acá lo tenés. Hacelo. Yo estoy acá. Aunque no nos conozcamos. La paz que vas a sentir después de decirle la verdad a quienes amas, va a ser maravillosa. Van a haber consecuencias pero van a pasar siempre. Vivir a pleno la sexualidad es una de las mejores cosas de la vida. Todo pasa. 

No te olvides que sos uno más en este mundo. Te van a romper el corazón, te van a cagar, vas a pasarla mal, vas a pasarla bien, vas a llorar por amor, vas a reír por amor. Vas a conocer gente. Te vas a enamorar de alguien que no debías. Te vas a dar contra la pared. Sos un ser humano. Viví.