MUJER MUJER - DETRÁS DE UNA GRAN MUJER. ESTÁ ELLA MISMA

Menu

columnas

Florencia Infante

Madre, actriz, comunicadora, esposa y diva de entre casa. Nació en la República separatista de Sayago. Mujer que se viste cómoda sin tacos pero usa lindos perfumes. Mujer que a veces es hombre porque lo que no te mata te fortalece. Perro de agua. Escorpio. Tannat. 

De la varita mágica, solo quiero el palo!

Todavía recuerdo la impotencia que sentí aquella vez que me mandaron a un cumple de pollera y medias can can.

Es sabido que no podés realizar ninguna aventura que involucre árboles o hamacas con esas medias.

Recuerdo con la lentitud que subí aquel tobogán para no dañar mi vestuario "de nena".

Recuerdo ver subir y bajar a otras y otros. Recuerdo enojarme; odiar y luego; mandar al carajo todo.

Yo tendría unos ocho o nueve años. Tal vez diez. Y ya me pesaba el "ser nena".
Claramente representaba fragilidad y un montón de cosas que me resultan asquerosas solo para adjudicar a un género.

Siempre intenté ser mi propio estilo de mujer. Respetarme y ser. Porque una no está determinada como ser sensible solo si sabe llorar en películas de amor o andar de tacos. Y ojo que conozco tremendas almas guerreras que andan en unos tacos agujas que te morís.

Hablo de ser seres sensibles más allá del sexo.

Hablo de poder elegir jugar a la pelota o a cocinar.

Hablo de cosas que son del siglo XVI.

Creo que lo que más entendí como madre, fue ser responsable de este pequeño hombre que crece en casa. Que cada juicio de valor que él elabore sobre hombres y mujeres en el futuro, será reflejo y espejo de lo que somos sus padres.

Y ahí nomás quedé embarazada. De una nena.

Y ahí se me derrumbó la estantería.

No saben lo que me enojé con el mundo cuando me trajeron la primera ropa rosada "soy nena y ando de varita mágica".

No quiero criar a una princesa. De la varita solo quiero que se quede con el palo. Porque vamos a tener que luchar hija; por nosotras y por todas las que van a venir.

Porque quiero que vaya a los cumpleaños como se le cante en gana con o sin medias can can; y que si quiere escalar un higo, lo haga.

¿Saben cómo se llama mi hija? Sofía. Sabiduría. Ella me va a enseñar. A mí, a su padre y a su hermano.

Basta de criar princesas y machos que no lloran.

Criemos seres humanos libres y sensibles. Criemos seres humanos que respeten y valoren la vida del otro.

MÁS AMOR POR FAVOR.