MUJER MUJER - DETRÁS DE UNA GRAN MUJER. ESTÁ ELLA MISMA

Menu

columnas

Beatriz Porro

Hoy asesora en manejo de quejas. Estudios realizados: análisis de mis propios errores, sentido común y confianza en la palabra como medio efectivo de comunicación. Tiempo libre: abuela, madre y esposa.

¿Puedo devolver mis compras online?

En esta columna hablaremos sobre las relaciones de consumo.

Digo “relaciones de consumo” y nunca “defensa del consumidor” porque nuestra ley, así lo dice y en la práctica así sucede. Nuestra norma otorga derechos y deberes para empresas y consumidores, quizás, hasta podría decir que se inclina más a la empresa ya que el derecho y el deber de “informar” le permite poner más condiciones a la relación.

Sin embargo, nuestra ley tiene el artículo 16 que resulta muy positivo para el consumidor. Trata realmente sobre la “defensa” del consumidor.

Debemos dejar en claro que este artículo NO va dirigido a las compras realizadas en un comercio instalado como tal.

En su momento se incluyó dentro de la ley como traído de los pelos pero era algo que se necesitaba de manera urgente. Por esos días había una importante movida en dos temas:

  • la venta de tiempos compartidos
  • la venta de libros y cursos a través de una llamada telefónica que comunicaba a quien respondía que “se había ganado un premio”. Al retirarlo, se le ofrecía mejorar ese premio comprando libros o cursos a un precio especial producto de la oferta a la que había accedido al ganar el premio

Una vez realizada la compra, en ninguno de los casos había posibilidad de devolverlo o arrepentirse, una cláusula en el contrato de la venta así lo estipulaba. Esa modalidad de venta ha pasado.

De todos modos, este artículo sigue siendo muy importante, les diría muy interesante frente a las ventas por internet, tan usadas en este tiempo.

Creo que es importante conocerlo y saber que allí está. Internet se ha transformado en una herramienta fantástica. Hay un antes y un después del uso que nos brinda. Hoy con solo un clic vamos al banco, pagamos las cuentas, hacemos el pedido del supermercado y compramos.

Las compras por internet pueden llegarnos de varias maneras, por un mail con ofertas o por nuestra decisión cuando visitamos páginas que ofrecen ventas en línea.

Sea cual sea la manera, el artículo 16 está allí presente y a él podemos recurrir si surge algún inconveniente. Es bueno decir que las empresas que ofrecen esta modalidad en su mayoría están a la altura de la situación, lo conocen y lo aceptan … aunque de alguna manera, a veces, pueda haber un intento de retener la venta.

Lo que también es muy cierto y claro es que debemos actuar rápido. El artículo 16 pone un límite de tiempo para arrepentirnos o ver que lo que compramos no responde a nuestras expectativas: tenemos sólo cinco días hábiles para ejercer nuestro derecho.

Durante esos cinco días, la ley habilita al consumidor a rescindir por su voluntad la compra realizada.

A su vez, el producto debe devolverse en el mismo estado como fue recibido, con todos sus accesorios y sin uso.

Se debe informar a la empresa y al medio de pago utilizado la decisión y devolverlo en el lugar donde fue retirado.

Si se recibiera por parte de la empresa alguna respuesta evasiva que de alguna manera nos pudiera hacer pasar esos cinco días, mi sugerencia es que recurran al Área de Defensa del Consumidor.

Con estos datos, espero puedan disfrutar de las comodidades que tenemos al poder navegar por internet cuándo, dónde y cómo nos plazca!

Eso sí, recuerden: el artículo 16 sólo aplica a las compras que se hacen en un local que no está instalado en el circuito de comercios formales.

Acá les dejo la mencionada norma...