Previo a su espectáculo junto a Javier Malosetti, su pareja, que será el sábado 30 a las 21:30 horas en la Sala Zitarrosa, hace una pausa para contarnos todo sobre su vida artística y personal...

" />

MUJER MUJER - DETRÁS DE UNA GRAN MUJER. ESTÁ ELLA MISMA

Menu

entrevistas

Entrevista aInés Estévez: una mujer multifacética

"Soy inacataolgable", confiesa. Conocida masivamente como actriz de televisión y teatro, también es directora teatral, docente, da coaching actoral y ahora también es una exquisita cantante de jazz.

 

Previo a su espectáculo junto a Javier Malosetti, su pareja, que será el sábado 30 a las 21:30 horas en la Sala Zitarrosa, hace una pausa para contarnos todo sobre su vida artística y personal...

  • Cantante, actriz, directora teatral...¿qué papel disfrutás más y cuál menos?

  • Todos tienen sus ventajas pero disfruto especialmente cuando estoy del lado de las ideas más que del lado de la exposición. Dirigir y escribir me resultan roles más descansados y protegidos.

  • ¿Tres adjetivos que te definan?

  • Solo uno: incatalogable.

  • ¿Cómo surge tu faceta como cantante?

  • Mi padre era amante del jazz y tocaba de oído algunos instrumentos. En mi casa se escuchaba jazz del bueno, y mi madre es amante de la lírica. Mis hermanos escuchaban rock y música de Brasil. Tuve oído musical desde pequeña y mis primeros pasos para ganarme la vida en Buenos Aires fueron en comedias musicales. Me defendía bastante bien y había estudiado danza clásica muchos años. Ahora fue una iniciativa de Javier, que descubrió mi afición y mi conocimiento de los standards de jazz.

  • ¿Cómo es compartir escenario en pareja?

  • Una fiesta. Disfrutamos lo que hacemos y el hecho de hacerlo juntos es un plus.

  • Lo mejor y lo peor de eso...

  • No le veo nada de malo. Detesto los clichés en referencia a compartir el trabajo con la pareja. Javier tocó con su padre, ahora cantamos juntos y está armando algo con su hijo, Julián, que es baterista. Para él es natural trabajar con las personas que quiere. Y para mí es una hermosa novedad.

  • ¿Cuándo y cómo se conocieron con Javier?

  • Hace poco menos de dos años. Fue aparentemente fortuito. Ahora sabemos que no tanto. De algún modo las cosas se conjugaron para encontrarnos y coincidir en tantos puntos. Hasta nacimos el mismo día.

  • ¿Qué tienen preparado para el show que van a dar en Montevideo?

  • Una idea troncal basada en la canción del jazz tradicional con su pureza original, salpicada de incursiones en la bossa nova y el samba brasileros, sin olvidar algunos blues que le ponen sangre y fuerza al show. Javier toca mayormente guitarra pero tiene algunos temas en solitario con el bajo, ambos cantamos, y hay un trío fuerte detrás de contrabajo a cargo de Ezequiel Dutil, la batería de Javier Martínez Vallejos y el piano de Mariano Agustoni, capos del género.

  • ¿Qué te inspira?

  • Todo lo constructivo y luminoso. La soledad, la naturaleza y el silencio.

  • ¿Una cuenta pendiente?

  • No tengo. Voy haciendo lo que voy sintiendo, siempre con una estrategia de crecimiento y búsqueda de excelencia.

  • ¿El mayor miedo que tuviste que vencer para subirte a un escenario a cantar y no actuar (como estabas acostumbrada)?

  • Exponerse es uno de los actos que requieren mayor valentía. Cantar es desprotegido porque no estás bajo un marco de ficción que te ampare. Además, la voz es el reflejo vivo de tus mayores fragilidades: está entre el corazón que aloja los sentimientos y la mente que es la madre de las interferencias en todo lo que atañe al fluir creativo. Da miedo pero al cabo de medio tema la música te hace trascenderlo todo.

  • ¿Qué te cautiva del jazz? ¿Por qué ese género y no otro?

  • Es la base de toda la música que luego cultivé. El jazz es fundacional y abarcativo. Muchos géneros se han desprendido del jazz. Aprecio mucho la música clásica y también la ópera. Incluso me gusta cierto folclore pero el jazz es lo que se escuchaba en los asados los domingos, asados con Louis Armstrong de fondo.

  • ¿Qué música hay hoy en tu auto, tu celular, en tu casa?

  • No la escuchamos tanto como la hacemos, acá se ensaya, se dan clases y se toca todo el día.

  • Sos madre de dos nenas y este año sentiste la necesidad de expresarte en las redes para promover la aceptación del autismo y mayor conciencia en nuestro lenguaje, ¿por qué sentiste esa necesidad de expresarlo?

  • No fue una necesidad sino una claridad respecto de un punto algo estéril de la sociedad, que se enfoca en atender las formas y se esmera en cuidar las denominaciones, mientras no se hace lo suficiente para mejorar el fondo, como por ejemplo facilitar la inclusión de la gente con capacidades diferentes. No es ofensivo decirle ciego a un no vidente, sino no proporcionarle rampas, barandas y guías que le faciliten la circulación por la ciudad, por ejemplo. La gente se llena la boca refiriéndose al discapacitado como simplemente "diferente". Pero se hace poco para facilitar el acceso de esos niños a colegios normales con integración. 

  • ¿Qué debemos cambiar como sociedad por estos niños?

  • Hay que cambiar concretamente el criterio de uniformidad que subyace en el sistema socio educativo en general. No se valora ni se respeta la singularidad. Es tan singular un niño autista como un Einstein. Si no se respeta y valora el concepto de individualidad, de individuo, es difícil que las cosas mejoren. 

  • ¿Te gustaría que tus hijas siguieran tu camino artístico?

  • Lo único que me importa es que desarrollen su máximo potencial, el de ellas, el propio, y que sean felices en el proceso. Por mí pueden ser barrenderas o mecánicas dentales. Me da igual siempre que lleven una vida lo más plena posible.

  • ¿Planes a futuro?

  • ¿Planes? No planifica casi nada. En lo que respecta al dúo, vamos a grabar un disco a fin de año y Javier sigue haciendo proyectos que incluyen este dueto. 

  • Y para terminar un ping-pong: ¿el mejor papel de tu vida?

  • El de ser humano consciente y constructivo.

  • Tu mayor logro...

  • Mi propia existencia.

  • Tu banda favorita...

  • No hay una banda favorita. No soy nada fanática, me gustan diversas expresiones de diversos artistas.

  • Tu lugar en el mundo...

  • El campo o el mar cálido.