entrevistas

Entrevista aAspira a cumplir el sueño de su abuelo

  • Allison Kennedy tiene 26 años y está decidida a cumplir el sueño de su abuelo: crear un Código del Adulto Mayor. No para de golpear puertas para continuar con la lucha que heredó y asumió como propia.

     

    Al momento ha recibido el apoyo de distintos referentes de todos los partidos políticos y acaba de regresar de Argentina donde estuvo dando una conferencia sobre el tema. Aquí nos cuenta su historia...

  • ¿Cuándo conociste el código diseñado por tu abuelo?

  • Sabía que mi abuelo había redactado un anteproyecto de ley que se llamaba “Código del Anciano” pero no tuve contacto con él hasta hace dos años y medio, cuando mi abuela se hizo con una de las copias y me la entregó.

  • ¿Qué crees que motivó a tu abuelo a redactarlo?

  • Lo que lo motivó fue el ver las carencias y el maltrato que sufrían los ancianos en la década del '80, cuando no existía norma que los protegiera.

  • ¿Qué te motiva hoy a ti continuar con ese legado?

  • Ver noticias a diario sobre adultos mayores víctimas de abusos y maltratos me motiva a seguir en esto. Lamentablemente, los casos son cada vez más violentos por eso me pareció que la iniciativa era totalmente vigente y sentí que podía hacer algo por eso que había empezado mi abuelo hacía 25 años.

  • ¿Cuáles serían los cambios sustanciales en la vida de las personas de la tercera y cuarta edad a partir de su aprobación?

  • Los cambios serían progresivos. Hoy hay muy pocas leyes y aisladas que regulan algunas temáticas referentes al adulto mayor. Lo que pretende el proyecto es unir las normas actuales y crear nuevas políticas públicas para empezar a darle a los mayores el espacio que se merecen. Por otro lado, el cambio tiene que ser entre todos. Como sociedad tenemos que empezar a valorar, cuidar y querer más a nuestros abuelos. No obstante, el código propone derechos como el trato digno, el derecho a la visita, el rechazo y pena al abandono, también se preocupa por los casos en los que los adultos mayores llegan desnutridos a los centros de salud y propone la agresión, violencia, abuso y maltrato como agravantes a la hora de penalizar casos. En total tiene 157 artículos divididos en 25 capítulos y aspira a tener alcance nacional.

  • ¿Qué sería lo más urgente hoy para ese grupo de la población?

  • Muchas veces lo que más necesitan es el cariño de su familia. Por eso es importante que el problema sea visto desde su carácter social y, sobre todo, que los uruguayos entendamos que si queremos progresar y mejorar, tiene que haber un cambio cultural. Para esto la gente tiene que estar dispuesta y, afortunadamente, he notado muy buena receptividad. Los cambios no los logra una propuesta, ni una persona sola, sino la sociedad en su conjunto.

  • El código fue redactado hace 25 años, ¿necesitaste hacerle adaptaciones o es tal cual estaba diseñado?

  • Sí, tuvimos que hacerle modificaciones. El Código del Adulto Mayor se redactó en base al Código del Anciano. Además, se tomaron leyes existentes y se sumaron nuevas ideas.

  • ¿En qué etapa está el proyecto?

  • Actualmente se encuentra en la Comisión de Constitución y Códigos, Legislación General y Administración del Parlamento uruguayo. Según tengo entendido, en las próximas semanas va a ser estudiado.

  • ¿Qué te parece que te diría tu abuelo hoy de ver lo que estás haciendo?

  • Realmente no sé qué me diría y eso me genera mucha curiosidad. Él murió cuando yo tenía 12 años por lo que hace 14 años que no lo veo, pero claramente que fue una persona muy importante en mi vida, a quien admiraba mucho y de quien tengo un gran recuerdo. Estoy muy agradecida y orgullosa por todo lo que hizo por mí. Me alegra haber retomado su iniciativa y creo que esto nos sigue uniendo.

  • ¿Quiénes te acompañan en esta "cruzada"?

  • Me acompaña mucha gente, desde adultos mayores hasta legisladores, organizaciones civiles, ONGs, iglesias, instituciones, familia, amigos y medios de comunicación que apoyan al darme la posibilidad de contar mi historia.

  • Fuiste nombrada Misionera de la Paz por todo lo que has logrado, ¿qué implica eso para ti?

  • Sí, fue en julio de este año. La nominación no fue por el código en sí mismo o el contenido sino por mi actitud de retomar el trabajo de mi abuelo y comprender que, a través de él, se podían generar valores positivos en la sociedad uruguaya. Fue algo muy lindo y que no me lo esperaba. Para mí, implica asumir un gran compromiso con la organización y la sociedad. A su vez, en marzo, mes de la mujer, el Rotary Club de la Ciudad de la Paz me entregó una distinción y me hizo un homenaje. Eso para mi también fue muy importante.