entrevistas

Entrevista aGlorimar, creadora de Onérique Paris

  • Se define como franco-venezolana y el destino quiso que Uruguay sea su casa. Glorimar Riedweg es ingeniera industrial y confiesa que el espíritu emprendedor lo lleva en sus raíces. Por eso, no dudó al momento de crear su propia marca en un mercado tan competitivo como el de la belleza y la cosmética.

     

    Su firma Onérique ofrece productos creados en Francia en base a activos de origen natural, hipoalergénicos, con texturas innovadoras y que cuidan, en cada paso de su fabricación, el medio ambiente.

     

    A continuación la historia de una mujer que se animó a emprender en Uruguay con una marca de la más alta calidad...

  • Una venezolana en Uruguay, ¿qué te trajo a nuestro país?

  • Realmente soy franco-venezolana. Adquirí la nacionalidad francesa por matrimonio hace algunos años y me encanta decirlo porque la cultura francesa también es parte de mis días. Uruguay fue un destino que se dio. Vivíamos en París cuando llegó la propuesta de mudarnos de parte de la empresa para la que trabaja mi esposo. Hicimos un “discovery trip” a Montevideo en agosto de 2015 para decidirnos. Recuerdo que estuvimos cinco días, todos lluviosos y grises. Sin embargo, eso no fue impedimento para radicarnos aquí. Nos encantó la amabilidad de las personas, la ciudad, el ritmo pausado y tráfico ligero (comparado con París). Fue una decisión tomada por nuestro espíritu nómade y aventurero y, a pesar de que teníamos una vida idílica en París, decidimos conocer una nueva cultura.

  • ¿Qué fue lo más fácil y difícil a la hora de adaptarte?

  • Lo más fácil fue adaptarme a la calidez de los uruguayos. A pesar de la influencia europea, conservan la amabilidad y calidez del latino, algo que se extraña cuando se vive en Europa. También me encanta la automatización de muchos servicios, casi todo se puede hacer por internet. Lo más difícil son las distancias que hay respecto a otros países y que hay pocos vuelos directos.

  • ¿Lo qué más se extraña de Venezuela y Francia?

  • De Venezuela se extraña a la familia y las playas. De Francia se extraña París.

  • ¿Desde cuándo vinculada al mundo del emprendedurismo y la cosmetología?

  • Vengo de una familia emprendedora. Desde muy joven recuerdo que el término “emprender” era común en casa, pero no había tenido la oportunidad de crear un proyecto propio hasta ahora. Al obtener mi diploma como Ingeniero Industrial decidí trabajar para adquirir experiencia, pero siempre con el norte de emprender en algún momento. La cosmética siempre estuvo presente en mi vida. Era curiosa con los productos que utilizaba mi madre, leía las fórmulas, las usaba… desde cremas hasta maquillaje y perfumes. Al mudarme a Francia fue como realizar un sueño sin saberlo y, desde ese momento, me fijé como objetivo incursionar en la cosmética. No sabía cuándo ni cómo, pero en algún momento lo iba a hacer. 

  • ¿Qué no encontrabas en las cremas del mercado y fue disparador para crear tu propia línea de cosmética y belleza?

  • Hablé con dirigentes de varias marcas francesas para obtener la representación en Latinoamérica. Ese era mi proyecto base y, mientras más conocía acerca de sus marcas, más me convencía del poco control que iba a poder tener para cambiar o decidir acerca de su filosofía. Me empecé a dar cuenta de que, a pesar de eso, iba a tener que trabajar para ellos con la misma pasión como si fuese mía. El hecho de poder sentirme libre y de ver la posibilidad de crear con el corazón fue el disparador que me llevó a crear una marca que cuidara los detalles, que generara la experiencia de bienestar desde la visualización del logo hasta el contacto con los productos, que no abusara de los términos “exclusivo” o “lujoso” para convencer y que, por el contrario, generara la impresión del lujo implícito por la delicadeza y frescura de sus productos. Fue en ese momento que decidí crear Onérique.

  • ¿Cómo fue emprender en el rubro?

  • No fue fácil ya que es un rubro dominado por grandes grupos. Sin embargo, la cultura de consumo ha cambiado, los consumidores se inclinan cada vez más por marcas locales y personalizadas que emergen con una propuesta de valor diferenciada. En el rubro cosmético, lo importante es crear la filosofía de la marca en base a valores propios y no en contra de los valores de otras marcas. Pienso que esa fue la clave para destacarnos en un mercado dominado por gigantes. De hecho, gracias a los valores con los que creamos Onérique, contamos con un excelente equipo de trabajo que creyó en este proyecto y colaboró para su concretización.

  • Hoy, ¿qué tienen los productos Onérique que otros no tienen?

  • Los detalles están minuciosamente cuidados, desde la formulación, el diseño hasta el packaging. La calidad, en todos los aspectos, es nuestra prioridad. Quisimos crear una marca elegante y a la vez sutil, trabajando con expertos reconocidos. Nos enfocamos en la experiencia sensorial del producto. Las fragancias y texturas son muy importantes. Hasta la de los estuches y la forma de los envases están pensados para ser agradables al tacto. Buscamos resaltar la hermosura natural de cada mujer y creemos que la experiencia sensorial contribuye. Una mujer que se siente bien, es una mujer que se ve bien. También el consumo responsable es un pilar de la marca y cuidamos mucho este aspecto.

  • Si tuvieras que elegir tres cualidades que los definan, ¿cuáles serían?

  • Innovadores, elegantes, responsables.

  • ¿Por qué el nombre?

  • Onérique es una inspiración de la palabra en francés onirisme, en español onirismo, y se refiere al trance en el que entra nuestra mente cuando soñamos.

  • Son hechos en Francia, ¿qué particularidades tienen en su creación?

  • Francia es un país reconocido por su trayectoria en el rubro cosmético. Trabajamos con químicos e ingenieros expertos del rubro que están en constante búsqueda de avances tecnológicos y de activos eficaces. Lo que destacamos al momento de crear nuestros productos son los activos de origen natural, las texturas innovadoras, las fragancias libres de alcohol, la formulación hipoalergénica, entre otros. Lo que nos aporta trabajar en Francia es la amplitud de posibilidades que existen. La oferta es extensa y los últimos avances en cosmética siempre están presentes. Es una forma de poder actualizarnos constantemente. La dificultad es que el mercado está colmado de gigantes, y a veces es difícil lograr captar el interés. Sin embargo, la personalidad fuerte de la marca, nos ayudó mucho en este aspecto.

  • ¿Dónde se pueden encontrar hoy tus productos?

  • Se pueden adquirir a través de nuestra boutique online www.onerique.com y en los puntos de venta que, hasta ahora, son: Clínica Dra. Anellia Kutscher, Dessange Paris, Clínica Antiage y en Selenza Wellness & Spa (Manantiales, Punta del Este). Pronto vendrán más, están indicados en nuestra página web.

  • También se han propuesto impulsar una política de cultura responsable, ¿en qué acciones lo han materializado y qué los impulsó a tomar por este camino?

  • Incentivar el consumo responsable es un pilar fundamental de nuestra marca, queremos crear conciencia de que en el rubro cosmético también es posible consumir productos responsables. Donamos parte de nuestras ventas a organizaciones que invierten en proyectos de compensación de emisiones de gases con efecto invernadero o proyectos de sustentabilidad para el sector energético, ambiental y agropecuario. Quisimos crear Onérique con conciencia y a la vez con el corazón, no crear por vender sino para sensibilizar y aportar para un mundo más limpio.

  • De todos sus productos, ¿un infaltable que toda mujer debe tener?

  • Les Jolies Perles, que es nuestro suero iluminador y anti-polución. Es un producto que nos define claramente: es innovador, natural, elegante, fresco.

  • ¿Cuál fue el mejor consejo recibido?

  • “Cuéntale tu idea a todas las personas que conozcas”, hablar ayuda a moldearla.

  • ¿Algo para agregar?

  • Queremos agradecer a todas las personas que nos han apoyado. En Uruguay hemos sido recibidos con los brazos abiertos, la respuesta a nuestra propuesta ha sido muy buena, lo cual nos llena de alegría. ¡Gracias! Pueden seguirnos a través de nuestras redes sociales: Facebook: Onérique / Instagram: onerique_paris