entrevistas

Entrevista aMartinelli: una empresa con historia

  • En una nueva instancia del ciclo "Mujeres Emprendedoras" presentado por Omeu, hablamos con María Martinelli.

    María está casada, es mamá de dos nenas y además es Directora Ejecutiva en Martinelli Servicios Fúnebres, Previsora, Cementerio y Crematorio Privado.

    Al consultarle como se define, nos contestó:

    " Soy una persona con vocación de servicio y debo decir exigente, a veces por demás lo reconozco, siendo esta característica tal vez propia de querer dar lo mejor a las familias que nos eligen y confían en nosotros en un momento tan especial de sus vidas".

  • ¿Qué significa para ti ser parte de una empresa familiar que tiene décadas de reconocimiento?

  • Es un desafío grande, vivimos en una sociedad que tiene constantes cambios culturales y por ende en sus rituales funerarios. Debemos adaptarnos a ellos y brindar más servicios. Todo en conjunto a un equipo que nos acompaña y comparte la filosofía de la empresa. La familia que llega a Martinelli sabe que va a despedir a su familiar con la tranquilidad y seguridad de encontrar un lugar donde cuidaremos de ellos y sus recuerdos. Al mismo tiempo le brindamos la contención, el espacio y un tiempo adecuado para honrar la vida de quien partió, como también lo acompañamos en su proceso de duelo. Lo mismo nos sucede con el Cementerio Parque y el Crematorio privado. En Previsora Martinelli ofrecemos a las familias la posibilidad de adelantarse a ese momento, con un tiempo necesario y garantizado en la elección del servicio buscado.

  • ¿Contanos un poco sobre la historia de la empresa?

  • En 1850 comienza la historia con mi bisabuelo Angel Martinelli que llega desde Italia. “Manos para trabajar” fue lo que siempre escuche de mi padre que era lo que traía. Supo ganarse la confianza para ser cochero de un Presidente argentino y luego con ese antecedente, de seis presidentes uruguayos. Eso lo llevó a que paralelamente pusiera una empresa de carruajes de alquiler que al tiempo se transformó en vehículos a motor. Alrededor de 1930 ofrece la primera ambulancia particular al servicio público. Luego aparce mi abuelo Rogelio Martinelli, quién conformó una gran familia con muchos hijos. El es quien anexa el servicio fúnebre, inaugurando así la primera sala velatoria. Con el tiempo se realizaron los servicios fúnebres en Martinelli de personas de todos los ámbitos sociales, culturales y políticos. El alquiler de vehículos se brindaba para delegaciones de embajadas, eventos y personalidades. El Cadillac blanco para casamientos era un clásico de la época. Mi padre siguio la tradición familiar. Funda la empresa Martinelli en Pan de Azucar en 1967 y hace que la empresa adquiera una dimensión mayor. En 1978 ofrece a través de Previsora Martinelli el prepago de servicio fúnebre para poder ayudar a las familias que desde lo económico no podían solventarlo. Fue fundador del Cementerio Parque Martinelli en 1999 y fue referente del sector dentro y fuera del país. Hoy formo parte de la cuarta generación y brindamos el servicio de Crematorio Privado, nuevas instalaciones en nuestra Casa Central con salas velatorias preferenciales. Innovamos también ofreciendo música en la sala velatoria y la posibilidad de participar en velatorios a través de internet para aquellos familiares o amigos que no pudieron llegar. Para procesar el período de duelo ofrecemos charlas con terapeutas y eventos en el Cementerio Parque.

  • ¿Desde hace cuánto tiempo integras el negocio familiar?

  • Hace 28 años que estoy trabajando en la prestación de servicios funerarios. Soy escribana, pero prácticamente no ejercí la profesión porque decidí dedicarme full time a formar parte de Martinelli.

  • Es una empresa particular dado que tienen que lidiar con emociones muy fuertes, ¿cómo hacés para sobrellevarlo?

  • Desde chica la gente me preguntaba mi apellido y me identificaban con la empresa y yo sabía que siempre había una historia atrás, habían venido a contratar un servicio, conocían a mi abuelo y tenían alguna anécdota o sonreían recordando el remise de casamiento que los llevo a la iglesia o registro civil. También me preguntaban por la ambulancia Cadillac que iba al estadio Centenario, o la que acompañaba a la Vuelta Ciclista, cuando no existían aun las emergencias móviles.

  • ¿Dejaste algo atrás para integrar la misma? ¿O siempre supiste que continuarías con el legado familiar?

  • Si, durante dos años viví en Miami debido a que trasladaron a mi esposo en la compañía que trabajaba. Hoy me doy cuenta que fue una muy buena experiencia familiar y destaco el disfrutar de mis hijas todo el día. La vuelta fue una decisión conjunta. Mi esposo debía dejar una carrera profesional por lo cual, los planes de regreso, los hicimos en forma conjunta. Dentro de los míos estaba, sin lugar a dudas, los de volver a la empresa.

  • ¿Qué es lo más importante a la hora de pensar en los diversos servicios?

  • Satisfacer las necesidades de las personas que se acercan a nosotros e informarles de las diferentes opciones que se brindan. Siempre mantener la calidez y calidad en las nuevas prestaciones. Debemos ser también innovadores, brindándoles servicios que tal vez no sabían que podían tener. No hay un servicio fúnebre igual a otro como no hay dos personas iguales.

  • ¿Cuál es el factor distintivo que tiene la empresa?

  • La atención personalizada y profesional de nuestros colaboradores y nuestra infraestructura, en la cual se brindan los diferentes servicios con el sello “ Martinelli.” La distinción también se encuentra en la relación que existe entre las diversas prestaciones dentro de la misma organización y el poder brindarlas antes, durante y después de ocurrido un fallecimiento. La sociedad uruguaya se ha vuelto más previsora y en general tiene cobertura de las mismas, pero en ocasiones es básica y eso lo desconocen.

  • ¿Qué planes tenes para el futuro?

  • Continuar con este legado y poder pasar la posta a la próxima generación de la familia. Seguir en Martinelli ayudando a cuidar de las familias y su proceso de duelo con la calidez que se merecen ya sea a través de los servicios actuales o de otros que podamos incorporar. Fortalecer los lazos con las personas que trabajan junto a nosotros, continuar con talleres de capacitación, campañas internas de prevención de enfermedades y concientización de temas como el ahorro energético y el cuidado del medio ambiente. Continuar valorizando el trabajo de la mujer en nuestro sector, dándoles la posibilidad de crecimiento en la organización y ocupar posiciones de liderazgo. La mujer tiene características propias de su género que son valorizadas en la empresa: la sensibilidad, empatía, saber escuchar y guiar a otras personas. El mejor equipo es el formado por hombres y mujeres alineados hacia los mismos objetivos y compartiendo diferentes puntos de vista, pero con los mismos valores. Continuar participando en organizaciones internacionales del sector para conocer que puedo aportar dentro y fuera de nuestro país. Seguir participando en el Parque de eventos mundiales como El Mundo Unido por la Vida de ALPAR que ayudan a las familias a procesar el duelo y valorar los momentos vividos con sus seres queridos.