Noticias

Proponen mantener fetos en incubadoras para evitar abortos

Fuente: Elpais.com

En pleno debate sobre la legalización del aborto en Argentina, la diputada del partido Cambiemos, Marcela Campagnoli, propuso "contener los embarazos hasta la semana 20, sacar el feto y mantenerlo vivo en una incubadora" para evitar los abortos. Una solución que conlleva unos riesgos importantes para el bebé, si se diera el caso hipotético, considerado además como un gran prematuro.

"Estos pequeños que nacen antes de la semana 25 de gestación, suelen pesar menos de medio kilo y sus órganos vitales no están maduros", explica Rocío Núñez, directora científica de la clínica Tambre.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el nacimiento prematuro es la principal causa de defunción en los niños menores de cinco años, y provocó en 2013 cerca de un millón de muertes en el mundo. Cada año nacen 15 millones de bebés antes de tiempo. La OMS señala que el bebé prematuro se puede enfrentar a importantes problemas de salud, como la pérdida de calor corporal; tener más dificultades para alimentarse y padecer infecciones graves con más frecuencia, entre otros trastornos.

"La mayoría de estos grandes prematuros se enfrentan a muchos problemas clínicos, debido a que sus pulmones y corazón no están desarrollados", explica Núñez. "Son bebés que suelen someterse a muchas cirugías para solventar los problemas que van padeciendo según van desarrollándose", añade.

"La viabilidad humana comienza sobre la semana 24-25, sin embargo, en el caso de estos recién nacidos, muchos fallecen, y los que sobreviven tienen algún tipo de secuela derivada de su gran prematuridad", prosigue Núñez.

La política argentina afirma: "Podemos decirle a la madre que hoy la ciencia puede ayudarle, que la semana 20 o 21 de ese embarazo no deseado, se le saca y se mantiene con vida en una incubadora y así sería una adopción prenatal’. "Tengo conocidas que han abortado y he acompañado espiritualmente a muchas a evitar ese trauma y poder dar a ese niño en adopción", concluye.

Aunque en algunos casos los grandes prematuros consiguen sobrevivir, el proceso supone un gran sufrimiento para los padres que tienen que ver cómo su pequeño se somete a muchos tratamientos y, en muchos casos, solo pueden esperar sin nada que puedan hacer.

?